Yo también fui camarero en Casa Manolo, señor Burgos…

Casa Manolo, sin contar con ninguna estrella Michelín es uno de lugares Casa-Manolo-tapas-sevillade restauración preferidos por sus feligreses ya que Manolo, un respetable empresario que se levanta a las 5 de la mañana para abrir las puertas de su local y ofrecer el primer café del día y una sonrisa a todos esos respetables clientes aun con los párpados medio cerrados.
Que cuando termina los desayunos prepara con amor esas tapas que serán las protagonistas de la vitrina de la barra del bar. Si, esas tapas que nos ofrece con el salero y buen humor que le caracteriza.

altramucesConozco bien a Manolo, han sido muchas las mañanas que antes de entrar a la obra me preparaba el café justo como a mi me gusta. Ni muy caliente ni muy frío, con un poquito más de leche, sacarina y con media tostada de la parte de abajo.
Manolo me tenía preparada una cerveza en vaso frío y una “concha de chochitos” antes incluso de llegar a la barra. Eso si es proactividad.

Aun recuerdo el día que entré cabizbajo a su bar tras terminar mi jornada laboral a eso de las 6 de la tarde. Mi contrato de fin de obra había llegado a su fin y tal como estaban las cosas sería difícil encontrar de nuevo trabajo. Tras un rato de conversación y como si se tratase de uno de los jurados de Masterchef, Manolo me entregó un delantal y dijo: No se hable más, mañana te quiero aquí a las 6 con unos pantalones negros y una camisa blanca. Y así fue, corrí raudo y veloz al establecimiento para comprar el típico vestuario que usan los camareros y allí estaba yo a las 6. Preparado para desempeñar las funciones de mi nuevo cargo: Camarero de los de camisa blanca.

 

El camarero de Casa Manolo

Sin ánimo de entrar en ninguna polémica política y aprovechando que hoy es jueves y toca Throwback Thursday, quiero decir que el texto anterior viene a colación de un post que publicó ayer el articulista del periódico ABC y letrista de habaneras de Cádiz, Antonio Burgos. Este señor tan solo con el título de su post ya menospreció a muchos Manolos y a muchos camareros, que como yo, nos hemos dejado la piel trabajando honradamente por un sueldo que a veces no ha sido tan digno.

Un señor que tras recibir las críticas a su post, tuitéa perlas como esta:

#Tequiiyarcarajo

Para los que no estén muy versados, decir que el hashtag que incluye en su tuit es la manera cobarde de aprovechar la falta de caracteres para mandarnos a todos al carajo. Lo desgrano:

  1. Castellano: Te quieres ir al carajo…
  2. Andalúz: Te qui y’arcarajo…
  3. Twitter: #Tequiyarcarajo

Por su puesto el señor Antonio Burgos cuenta con seguidores que se desviven por un RT suyo y campan a sus anchas de tuit en tuit engordando el ego de este personaje que no tiene reparo en desprestigiar tanto a los dueños de bares modestos, como a sus trabajadores con tal de rellenar una columna.

Apoyando al articulista

sigueme y te sigo

Creo que la edad nos debería dar la experiencia necesaria para tratar con respeto a todos, indiferentemente de nuestra manera de ser y de pensar. Respeto que usó en su tuit el lider de Podemos, Pablo Iglesias, al defenderse y defender a los mencionados.

Defendiendo a los camareros

Me despido ya, que a lo tonto a lo tonto llevo ya más de 500 palabras y ya sabéis que lo normal en este blog es #Ni140Ni300.

Un saludo a todos y a todas y gracias por llegar hasta aquí. Mañana más.

P.D: La historia de Manolo que he contado, forma parte del Storytelling de este post. Pero no anda muy descaminada de la cruda realidad… 😉

Anuncios

Si te apetece puedes dejar un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s